10 preguntas clave para contratar una consultora de idiomas


10 preguntas clave para contratar una consultora de idiomas

 

    Por Belén Alvarez, Directora de InPower

 

¿Te has visto o te ves en la necesidad de contratar una consultora de capacitación de idiomas? Esta decisión es siempre un gran desafío y una oportunidad para cualquier jefe/gerente de gestión del talento/capacitación (en adelante RRHH). Ya sea que necesite lanzar un programa o bien cambiar a su proveedor actual.

 

El principal riesgo de esta decisión es que en este tipo de capacitación, especialmente en inglés para hispanohablantes, los resultados se tangibilizan a bastante largo plazo. En una carga horaria habitual de tres horas semanales los resultados del programa son bien perceptibles para RRHH recién a los dos años de contratado un servicio. Sí, leíste bien: dos años de desembolso y recién ahí podés confirmar que el servicio contratado no era tan bueno como te lo publicitaron... Los profesores, los alumnos y un poco más tarde los jefes directos, pueden percibir mejoras con anterioridad. Sin embargo, para RRHH el primer año puede determinar si el servicio de la consultora en general es bueno, pero los resultados en el idioma son a más largo plazo.

 

Si se piensa seriamente, es mucho tiempo… Por ende, el riesgo de equivocarse es muy alto. Posiblemente esta sea la razón del paradigma de RRHH que “es muy complicado implementar el cambio de consultora de idioma”. Nunca mejor aplicado el refrán “más vale malo conocido que bueno por conocer” (SIC). De esta manera, la capacitación puede hacerse “eterna”, perdiéndose la gran oportunidad de sumar valor desde tu posición y lograr muchos mejores resultados generando una alta motivación en la gente con el servicio.

 

Pero volviendo al refrán, ¿por qué afirmo que es mejor no aplicarlo? Porque con una consultora “achanchada”, el “beneficio” o “herramienta del idioma” se transforma en un derecho adquirido para los colaboradores y cada vez se producen más vicios con el serio agravante de que los objetivos económicos de la consultora y los de la empresa no están alineados: cuanto más tardan en adquirir el idioma los participantes, más años factura la consultora. ¿Y cuáles son esos vicios? Sube la tasa de ausentismo con altas “cancelaciones de clases”, llegadas tarde por “carga laboral”, interrupciones por llamados y Whatsapps, falta de concentración, falta de dedicación extra, amiguismos con profesores cuya planificación es charlar sobre “qué hicieron el fin de semana”…

 

De esta manera, Idiomas, una de las capacitaciones más solicitadas en las encuestas, que podría ser un generador de motivación dentro de los servicios que brinda RRHH a sus clientes internos, se transforma en una de las menos efectivas (sino la menos efectiva).

 

Entonces, la pregunta es: ¿Es posible asegurarte de que estarás contratando una consultora que brindará resultados sólidos y que sumará valor a la gente y consecuentemente a tu assessment?

 

Aquí van las 10 preguntas para seleccionar una consultora de idiomas o bien evaluar a la actual, que te ayudarán a minimizar tu riesgo.


1)    ¿Cuál es el programa que utiliza, de qué nivel parte y a qué nivel llega; cuántos niveles tiene y cuál es el tiempo promedio para completar cada nivel?

Que la consultora cuente con un programa medido en niveles claros habla de su seriedad. Debe ser muy transparente para que quien esté a cargo de supervisar el programa pueda comprenderlo y detectar irregularidades fácilmente. A veces, supervisar el programa cuando no se maneja el idioma puede resultar complicado, y por ello la importancia de contar con un servicio profesional y ético. Igualmente, hay herramientas para supervisar el programa: te sugiero solicitar un cronograma de avance con unidades específicas que te permita ir controlando el progreso.

Muchos profesores podrían refutar que un programa de idioma no es “dos más dos cuatro” y desde ya, hay muchas variables, pero el sólo hecho de contar con un programa con cronograma de avance y poder saber cuándo y por qué hay “desviaciones”, siempre mejora resultados, porque acota los retrasos o al menos se puede comprender cuándo y por qué están ocurriendo.

 

2)    ¿Qué puede lograr un participante al finalizar cada nivel?

Que el programa cuente con una descripción de cada nivel es más que relevante para RRHH. Los conocidos “can do” (competencias de comunicación que puede lograr el participante en un determinado nivel descriptas por instituciones internacionales) resultan de mucha utilidad para jefes directos y también para descripciones de puestos y planes de carrera, y más aún al momento de decidir una promoción, por lo que es un valor agregado que la consultora puede aportarte.

 

3)    ¿Cómo se evalúa el programa?

Si el programa es serio debería contar con exámenes parciales y un examen final administrado preferentemente por una coordinadora, para aprobar cada nivel. Cualquiera que haya cursado una carrera universitaria sabe que las evaluaciones son de gran utilidad para consolidar conocimientos. Es inevitable que el compromiso de los participantes, y más aún de los profesores, sea superior cuando hay evaluaciones de por medio. No digo que no sea posible prescindir de una evaluación y especialmente en perfiles de participantes modelo, pero cuando es importante rendir cuentas de resultados al área de RRHH, la presencia de exámenes siempre aporta… y mucho.

 

4)    ¿Es el programa auditable a través de exámenes externos (nacionales o internacionales)?
Que la consultora ofrezca la posibilidad de realizar exámenes externos que permitan auditar el programa en cualquier momento de su etapa, te brinda confianza. Y en este caso, indefectiblemente genera mayor compromiso y responsabilidad en los directivos de la consultora, sumado al de los participantes y profesores.

 

5)    ¿Qué flexibilidad poseen los programas en cuanto a clases presenciales, on-line y/o “Blended Learning”?

Ya escribiré otro artículo sobre mi opinión acerca de los mejores resultados frente a estas opciones, pero por ahora me gustaría decir que hoy día toda buena consultora debe ser flexible a las necesidades del cliente, customizando el servicio pero a la vez asesorando con honestidad sobre los resultados que se pueden lograr con cada opción.

 

6)    ¿Qué flexibilidad posee para los cargos más altos de la empresa?

Una buena consultora de idiomas debe poseer una escucha activa sobre la descripción de los perfiles de los altos ejecutivos, y ser muy flexible para la asignación de profesores y adaptar absolutamente todo lo antedicho a cursos customizados para ellos.

 

7)    ¿Qué tipo de informes presentan y con qué frecuencia?

Los informes son el documento a través del cual RRHH puede supervisar el programa. Estos deben ser transparentes, con métricas claras, y más bien numéricos para agilizar su lectura. Asimismo, las irregularidades deben ser fáciles de detectar. Una buena frecuencia es trimestral (lo que no quita que se presenten complementariamente informes de asistencia mensual), ya que la adquisición de conocimientos de idioma lleva tiempo y si tienen frecuencias cortas los profesores terminan “inventando resultados” para no ser reiterativos.

 

8)    ¿Qué ejemplos concretos de compromiso, responsabilidad, calidad y actitud de servicio puede brindar la consultora?

Si bien parece algo muy obvio, no hay sitio web en el que las consultoras no se jacten de poseer todas estas virtudes y más. Sugiero aplicar tus conocimientos de entrevistas por competencias para indagar al directivo de la consultora, de modo de asegurarte que sean reales. También, contar con recomendaciones de colegas que estén trabajando con la consultora es muy importante. De hecho, las referencias es, creo yo, la variable de mayor peso para RRHH al momento de la decisión. Gran parte de nuestros clientes han surgido a través del “boca en boca”.

 

9)    ¿Qué características tiene la consultora y quién será tu interlocutor en ella?

Sé que es obvio, pero es bien sabido en las empresas que el servicio que prestan las consultoras boutique de cualquier rubro, en las que podés conversar directamente con sus dueños, es una de las claves del éxito. Estas consultoras cuidan al cliente día y noche y están para resolver tus problemas incondicionalmente. También, al ser una pequeña empresa, podés lograr un mayor poder de negociación de honorarios y condiciones del servicio.

 

10)     ¿Te están prometiendo el “hable ya”?

No compres… Todavía no existe. Para producir nuevos conocimientos el cerebro necesita tiempo para decantar la información, procesarla, adquirirla y practicarla. No confíes en quienes te prometen resultados rápidos y descomunales. Si es rápido, el nivel es bajo y si es muy comunicativo, cuando quieras avanzar al siguiente nivel necesitarás una revisión sólida que te puede llevar más de un año. Y ni hablar del tiempo que lleva corregir errores y vicios adquiridos…

 

El contenido de este artículo representa una humilde opinión fundada en la experiencia. Puedo “comprarme” las críticas de profesores (no de nuestro equipo) y directores colegas, porque todo esto implica el doble de trabajo para nosotros, pero en el largo plazo no tengo dudas de que redunda en la excelencia del servicio, alta motivación y la mejora de resultados, que “at the end of the day” son la razón por la que nos contratan.

 

Para cerrar… las 10 preguntas no serán infalibles, pero estoy segura de que pueden ayudarte como “checklist” al momento de tomar la decisión. Me encantaría que me compartas cuáles aspectos te parecieron más relevantes. Tu feedback y tus preguntas me guiarán para nuevas sugerencias. Buena suerte !!!

 

Nota de la autora: Hace 25 años que brindo resultados en capacitación de idiomas en empresas. No soy profesora (*). Mis sugerencias se basan pura y exclusivamente en las soluciones que nos funcionaron en la consultora, que fuimos consensuando con clientes y profesores en el día a día. No tienen fundamentos en ninguna investigación científica. Son sólo conclusiones subjetivas de nuestra experiencia en la búsqueda de lograr el máximo resultado posible en “el mundo” de cada cliente y que con años de prueba y error fueron formando los pilares de nuestra consultora. Ojalá te sean de utilidad.

 

(*) Traductora pública de Inglés de UBA y MBA de la Universidad del CEMA.

 

CATEGORÍAS